«María, reina de Escocia»: Sonoridad entre reinas en el siglo XVI

«María, reina de Escocia»: Sonoridad entre reinas en el siglo XVI

Autor: (abc) | Play, Cine Y Películas, Noticias

 

Estamos en un año de evolución en Hollywood. El despertar del movimiento #MeToo ha generado ansiedad por dejar el poder en manos de las mujeres.

Por ejemplo, con historias centradas en reinas del pasado con actitudes muy contemporáneas.

Con apenas unas semanas de diferencia llegan a España «La Favorita» y «María, reina de Escocia»: relatos cinematográficos de la vida política de las monarcas británicas.

En esta última, la narración se centra en el enfrentamiento entre dos reinas que, además, eran primas; Isabel I y María Estuardo de Escocia. Dos de las más grandes y legendarias rivales de la historia representadas por dos de las actrices más celebradas del momento: Margot Robbie en el papel de Isabel y Saoirse Ronan como María. «La reina inglesa era tiránica y manipuladora.

La escocesa, romántica e impulsiva. Pero no son dos jóvenes caprichosas. He querido tomar a estas mujeres en serio como líderes políticos al mando del poder. La película se inspira en la biografía de John Guy, una investigación exhaustiva de la gente que traicionó a María», explica la directora del filme, Josie Rourke.

De 1542 a 1567, María Estuardo reinó en Escocia contra los vaivenes políticos de los hombres que la rodeaban, que terminaron acusándola de inestabilidad emocional. Ronan dota a su reina de los elementos clásicos del personaje: liberal por sus años de educación francesa y resistente al sacrificio que exigía la corona escocesa. «Josie me advirtió desde el principio que quería un filme fresco y juvenil, atractivo para los jóvenes.

Creo que estas películas pueden llegar a ser pesadas, porque las nuevas generaciones no se identifican con lo que ven en pantalla.

Para mí era importante interpretar a María y sus damas de compañía como adolescentes que se divierten bailando y escuchando música», apunta la actriz. La reina Isabel ha sido interpretada por una gran variedad de actrices, algunas icónicas como Bette Davis, Helen Mirren o Cate Blanchet, y cuando Margot Robbie recibió la oferta para este trabajo, lo primero que hizo fue rechazarla. «Sentí vértigo.

Imagínate, meterme en el mismo papel que Cate Blanchett. Solo eso ya me asustaba y, la verdad, no creía que estuviera preparada», confiesa Robbie. Pero la directora la convenció para que la acompañara al frente del reparto de su debut cinematográfico, después de una larga y exitosa carrera como directora del teatro Donmar Warehouse de Londres.

Una vida en peligro «Pensar que estas mujeres eran adolescentes al frente de sus tropas y sus reinos me ayudó a quitarme el miedo. Sabía muy poco sobre ellas. Tenía una imagen de Isabel en mi cabeza, la veía con la cara blanca y los labios rojos. Supongo que por alguna película.

Tuve que estudiarla como una novata, aunque conté con la ayuda de la directora. Ella me ayudó a poner contexto a la narración, a entender los personajes y su historia. Fue un proceso fascinante, porque ahora entiendo ese periodo desde otro punto de vista.

Yo asumía que Isabel había tenido una vida fácil como monarca que era, pero descubrí que su vida siempre estuvo en peligro. Su paranoia la acompañó hasta el final de sus días, y eso la convirtió en una mujer calculadora», admite Robbie. La actriz destaca la diferencia de los dos personajes protagonistas.

«La soledad de Isabel forma parte de su historia, de su personalidad. Ella envidiaba a María y a su grupo de damas. Las imaginaba juntas y moría de envidia», asevera. «Hemos tratado de mostrar dos estilos de monarcas, una en soledad y otra enamorándose, siendo madre, luchando por su vida, divirtiéndose. Isabel siempre deseó ser como María», añade.

Para conseguir ese contraste de personalidades la realizadora decidió aislar a sus actrices y rodar con distintos calendarios. «Margot y yo decidimos desde el principio que no queríamos vernos.

Ella empezó la grabación antes que yo y, desde lejos, éramos aliadas. Algo parecido a lo que ocurría con los personajes. Ha sido muy emocionante rodar así», reconoce Saorsie.

Por su parte, Robbie admite el tine político de la cinta. «Yo quiero ver mujeres en personajes atípicos. Quiero ser parte de la conversación actual, representar mujeres fuertes, conscientes de tomar decisiones valientes.

Es importante que mostremos a mujeres en posiciones de poder que eligen y dan forma a su futuro. La resistencia es un elemento que forma parte de las mujeres. Suelen decir que las mujeres somos complicadas, pero en eso es uno los estereotipos clásicos que han sido erradicados de los guiones.

Las mujeres son resistentes, no estamos hechas de cristal y eso se puede aplicar a Isabel, a mí y a muchas de las mujeres que conozco», remata.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*